comunidad canalla

Comunidad Canalla

La soledad irrumpe tras los cristales y dormita en el sofá del salón. Apenas luces y perspectiva que habitan seres invisibles, objetos inanimados y los inquilinos procaces del olvido.

Unos tacones de zapato de mujer agrupan los sonidos. Un gato insumiso y delirante y una pléyade insectívora acompañan los instantes con seres abocados a esa soledad: permitida y acompañada.

La ciudad, con sus seres, se esconde tras la puerta de la casa mientras la ansiedad y la nostalgia juegan partida de mus con el deseo, que aún no acaba de abandonar sexo y seso de un habitante que no aparece tras el espejo y cuya sombra se rebela contra su existencia.

Mientras tanto, los balcones del escaparate urbano juegan a chismorrear en el atardecer de la urbe, donde se cruzan miradas displicentes, y el protagonista —también abocado al oficio del espionaje— se transfigura en una parte más del decorado.

La comunidad canalla habita el día a día, la inmediatez y la zozobra del pasado que no se espera, el presente ilusorio y un futuro sin identificar. Mientras tanto, un chasquido de los dedos entona una canción que admite ser reflejo de placer —más veces somnoliento que real— y los integrantes del cortejo bailan desaforados al ritmo de su minúscula existencia, como si no hubiera más allá. JC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *